FONDO DE SEGURIDAD

¿Qué contingencias puedes tener y que te afecten financieramente a corto plazo?

Tus ingresos pueden bajar porque pierdas el trabajo o por que tu negocio no vaya tan bien como antes.

También puede ocurrirte que tengas gastos inesperados que te rompan tu presupuesto. Imagínate que se te rompa el coche y tengas que comprarte otro, por ejemplo.

Por ello, es fundamental no solo para mantener tu nivel de vida sino también, para poder desarrollar cualquier otro objetivo financiero, tener una fondo de seguridad del cual tirar en situaciones que te pudieran venir de forma imprevista.

Mientras consigues que las cosas se normalicen, deberías pagar tus gastos fijos gracias a un fondo de seguridad que tengas fruto de haber sido previsor y no tener que acudir a préstamos o tarjetas de crédito.

Calcular la cantidad de dinero que debes tener y seleccionar la herramienta financiera más adecuada para guardarlo es parte de nuestro trabajo como ASESORES.

PRODUCTOS PARA EL FONDO DE SEGURIDAD

    El producto financiero que debemos seleccionar para depositar el dinero que cumpla el objetivo de ser nuestro fondo de seguridad, debe cumplir los siguientes requisitos:

    • Debe estar garantizado para que no pueda bajar de valor
    • Debe ser líquido en cualquier momento para poder disponer de él siempre que lo necesitemos.
    • Debe ser de una entidad solvente que nos de toda la seguridad necesaria.
    • Debe tener una rentabilidad al menos igual o superior al IPC para no perder capacidad de pago.